Tipos de cruces celtas

Tipos de cruces celtas

Cruz escocesa

Hay muchas variaciones de interpretaciones y leyendas sobre el significado original de la Cruz Celta. El presbiteriano y el católico suelen sorprenderse al saber que el otro considera este símbolo como propio. En nuestro moderno mundo multicultural, la cruz anillada es tanto un símbolo de herencia étnica como de fe, y a menudo se utiliza como emblema de la identidad irlandesa, escocesa o galesa.

Si pasa mucho tiempo investigando la historia de las tierras celtas, seguro que le ofrecerán muchas explicaciones y anécdotas históricas en formas que van desde las explicaciones casuales de los individuos hasta los marcadores históricos, las bromas de los guías turísticos, la tradición familiar de las abuelas y las etiquetas colgantes de las tiendas de recuerdos. Esta variedad de fuentes de información está disponible en muchos temas de la historia, las costumbres, la superstición y cuando el tema es el arte celta he encontrado que las fuentes de información populares y casuales son muy generosas. Por el contrario, las fuentes de información académicas y eruditas son muy cautelosas hasta el punto de ser una verdadera decepción si buscas confirmación del significado de misteriosos símbolos antiguos.

Cruz celta significado pagano

La cruz celta es una forma de cruz cristiana con nimbo o anillo que surgió en Irlanda, Francia y Gran Bretaña en la Alta Edad Media. Se trata de un tipo de cruz anillada que se generalizó por su uso en las altas cruces de piedra erigidas en las islas, especialmente en las regiones evangelizadas por los misioneros irlandeses, desde el siglo IX hasta el XII.

La cruz celta, un elemento básico del arte insular, es esencialmente una cruz latina con un nimbo que rodea la intersección de los brazos y el tallo. Los estudiosos han debatido sus orígenes exactos, pero está relacionada con las cruces anteriores que presentaban anillos. La forma adquirió nueva popularidad durante el Renacimiento Celta del siglo XIX; el nombre «cruz celta» es una convención que data de esa época. La forma, normalmente decorada con entrelazos y otros motivos del arte insular, se hizo popular para monumentos funerarios y otros usos, y ha seguido siéndolo, extendiéndose mucho más allá de Irlanda.

En Irlanda y Escocia aparecieron cruces anilladas similares a las formas continentales más antiguas en obras de arte en losas de piedra incisas y en artefactos como el cáliz de Ardagh. Sin embargo, la forma alcanzó su mayor popularidad por su uso en las cruces altas monumentales de piedra, una forma distintiva y extendida del arte insular[1]. Estos monumentos, que aparecieron por primera vez en el siglo IX, suelen (aunque no siempre) adoptar la forma de una cruz anillada sobre una base escalonada o piramidal[2]. La forma tiene evidentes ventajas estructurales, ya que reduce la longitud de los brazos laterales sin soporte[3] Hay varias teorías sobre su origen en Irlanda y Gran Bretaña. Algunos estudiosos consideran que el anillo es un vestigio de las anteriores cruces de madera, que podían necesitar puntales para sostener el brazo transversal. Otros consideran que procede del arte indígena de la Edad de Bronce, que presenta una rueda o un disco alrededor de una cabeza, o de las primeras cruces coptas basadas en el anj. Sin embargo, Michael W. Herren, Shirley Ann Brown y otros creen que tiene su origen en las primeras cruces anilladas del arte cristiano. Las cruces con un anillo que representa la esfera celeste se desarrollaron a partir de los escritos de los Padres de la Iglesia. La «cruz cosmológica» es un motivo importante en el poema Carmen Paschale de Coelius Sedulius, conocido en Irlanda en el siglo VII[4].

Cruz de malta

La cruz anillada es una clase de símbolo de cruz cristiana que presenta un anillo o nimbo. El concepto existe en muchas variantes y se remonta a principios de la historia del cristianismo. Una variante, el halo cruciforme, es un tipo especial de halo colocado detrás de la cabeza de Jesús en el arte cristiano. Otras variantes comunes son la cruz celta, utilizada en las cruces altas de piedra de Irlanda y Gran Bretaña; algunas formas de la cruz copta; y las cruces anilladas del oeste de Francia y Galicia.

La forma nimbada o anillada se añadió a la cruz cristiana y a otros símbolos relativamente pronto. En estos contextos parece derivar de la anterior guirnalda romana de la victoria. El motivo del Chi Rho en círculo estaba muy extendido en el Imperio Romano a finales del siglo IV, y las cruces con guirnaldas y anillos eran populares en la Rávena imperial en el siglo V, lo que influyó en las versiones posteriores. [La aureola cruciforme o aureola en forma de cruz, que incorpora una cruz, surgió como un tipo distintivo de aureola pintada detrás de la cabeza de los miembros de la Santísima Trinidad, especialmente de Jesús, y ocasionalmente de otros[2]. En otros casos, la combinación de cruz y nimbo simbolizaba la presencia de Cristo en todo el cosmos, con el nimbo representando la esfera celestial. Algunos ejemplos tempranos notables son la cruz anillada cosmológica del mausoleo de Galla Placidia, del siglo V, y la Crux Gemmata del siglo VI, en la basílica de Sant’Apollinare in Classe[3].

Cruz ortodoxa rusa

Significado de la Cruz Celta Una maravillosa representación de la fe, la Cruz Celta surgió por primera vez en la isla de Irlanda a principios de la Edad Media. Tras la llegada de los celtas a partir del año 500 a.C., estos magníficos símbolos se extendieron por todo el paisaje de Irlanda, y muchos de ellos aún perduran en la actualidad.

La construcción de la Cruz Celta presenta una cruz tradicional acentuada con un círculo alrededor de la intersección de los brazos y el tallo. Sujeta a muchas interpretaciones diferentes, se dice que la Cruz Celta es una representación del conocimiento, la fuerza y la compasión para gestionar los altibajos de la vida. Se cree que los cuatro brazos de la cruz celta representan las cuatro direcciones de las compasiones, los cuatro elementos de Fuego, Tierra, Aire y Agua, y como representación de nuestra mente, alma, cuerpo y corazón.

Se dice que el anillo central de la Cruz Celta evoca el símbolo celta del amor infinito. Sin principio ni fin, más precisamente, es un simbolismo del amor infinito de Dios, y muchos creen que también es una representación del halo de Cristo.

Tipos de cruces celtas
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad