Las 4 leyes de la vida

Las 4 leyes de la vida

Reglas de la espiritualidad

Las tres leyes son: primero el ayuno, segundo las ofrendas de ayuno y tercero el diezmo.    Estas leyes vienen con bendiciones prometidas. Las tres leyes no tienen nada que ver con el dinero, pero tienen todo que ver con la fe.

¿Qué pasaría si hubiera una manera de superar cualquier mal hábito, adicción o carga que usted tenga? ¿Qué pasaría si hubiera una manera de ganar tal confianza en el Señor que pudieras llamar a los poderes del Cielo y saber que Él está allí guiando tus pasos?    Hay una manera.

Un Padre omnisciente en el Cielo ha provisto «todo lo necesario» para que sus hijos puedan invocarlo con confianza. Él proporciona herramientas que nos permiten superar cada tentación y vencer al «hombre natural». Una de las herramientas más poderosas y a menudo descuidadas que Dios nos ha dado es la ley del ayuno.

7 [¿No es] repartir tu pan al hambriento, y traer a tu casa a los pobres que han sido arrojados? cuando veas al desnudo, cúbrelo, y no te escondas de tu propia carne?

7 ¿No es repartir tu pan al hambriento y traer a tu casa a los pobres desechados? Cuando veas al desnudo, cúbrelo y no te escondas de tu propia carne.

Los cuatro principios de la espiritualidad

Las cuatro leyes de la espiritualidad 3 minutosÚltima actualización: 16 noviembre, 2015Dicen que hay un breve momento en la vida, cuando te sientes más perdido que nunca, en el que se produce un encuentro. Un encuentro contigo mismo, con tus profundidades, tus miedos y tu alma.Dicen que si experimentas este tipo de momento transformador, no es por casualidad. Es porque hay algo que necesitas entender.

La espiritualidad va más allá de lo material y terrenal. No es una religión ni una doctrina. La espiritualidad es cuidar de nosotros mismos. Dejar que nuestro corazón salte por encima de los abismos que crea nuestra mente y cultivar nuestros valores con humildad.Estas son las cuatro leyes de la espiritualidad de la filosofía hindú:1. Cada persona que entra en tu vida es la persona adecuada.

Nadie entra en tu vida por casualidad. Todos los que te rodean están ahí por una razón, incluso las personas tóxicas. Con cada intercambio y cada momento, todos contribuimos a los demás de alguna manera.Vivimos en un mundo de grises, nada es blanco o negro. No somos siempre profesores ni siempre alumnos. Cada uno de nosotros aporta algo positivo, aunque sea a través de un rasgo negativo. Por ejemplo, algo que no podemos manejar o que nos perjudica.Siempre somos linternas en la oscuridad. Algunas personas son más representativas que otras. Pero todos tenemos algo que decir, sin excepciones. Con el tiempo, aprendemos a agradecer las piedras con las que tropezamos en el camino. Tanto los que nos complican la vida como los que nos apoyan lealmente tienen algo que enseñarnos.

Libros de google

Fuimos creados para tener comunión con Dios; pero, debido a nuestra obstinada voluntad propia, elegimos seguir nuestro propio camino independiente, y la comunión con Dios se rompió. Esta voluntad propia, caracterizada por una actitud de rebelión activa o de indiferencia pasiva, es la evidencia de lo que la Biblia llama pecado.

Este diagrama ilustra que Dios es santo y las personas son pecadoras. Un gran abismo nos separa. Las flechas ilustran que continuamente tratamos de alcanzar a Dios y la vida abundante a través de nuestros propios esfuerzos, como una buena vida, la filosofía o la religión — pero inevitablemente fracasamos.

«Cristo murió por nuestros pecados… Fue sepultado… Resucitó al tercer día, según las Escrituras… Se apareció a Pedro, luego a los doce. Después se apareció a más de quinientos…» 6

Recibir a Cristo implica volverse a Dios desde el yo (arrepentimiento) y confiar en que Cristo venga a nuestras vidas para perdonar nuestros pecados y hacernos lo que Él quiere que seamos. Sólo estar de acuerdo intelectualmente con que Jesucristo es el Hijo de Dios y que murió en la cruz por tus pecados no es suficiente. Tampoco es suficiente tener una experiencia emocional. Recibes a Jesucristo por fe, como un acto de voluntad.

4 principios de la espiritualidad india

Nada, pero absolutamente nada, de lo que nos ocurre podría haber sido diferente. Ni siquiera el detalle más insignificante. No existe el «Si lo hubiera hecho de otra manera… Habría sido diferente…». No, lo que pasa es lo único que puede pasar y tiene que pasar, para que podamos aprender nuestras lecciones para salir adelante. Todo, sí, toda situación que nos sucede en la vida es absolutamente perfecta, incluso cuando nuestro espíritu se resiste a nuestro ego y no quiere aceptarlo.

No creo que sea una coincidencia que estés leyendo esto aquí. Si este texto se encuentra contigo hoy, es porque reúnes las condiciones y entiendes que ninguna gota de lluvia en ningún lugar del mundo cae accidentalmente en el lugar equivocado.

Así es como le gusta pensar en sí mismo: un entrenador. John Sullivan no arregla tu relación. Él le da las herramientas para ayudarle a construir conexiones permanentes y duraderas y una intimidad más profunda con los que están en su vida.

Las 4 leyes de la vida
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad