Dios griego de la salud

Dios griego de la salud

Dios griego de la tecnología

El altar muestra partes. Una parte es para Heracles, Zeus y Apolo Sanador, otra está dedicada a los héroes y a las esposas de los héroes, la tercera es para Hestia y Hermes y Anfiaraus y los hijos de Anfiloquio. Pero Alcmaeon, debido a su trato con Eriphyle, no es honrado ni en el templo de Amphiaraus ni aún con Amphilochus. La cuarta parte del altar está dedicada a Afrodita y Panacea, y además a Iaso, Hygeia y Atenea Sanadora. La quinta está dedicada a las ninfas y a Pan, y a los ríos Aquelo y Cefiso.

Dios egipcio de la salud

Imagen de una estatua de mármol que representa la parte inferior de la diosa Hygieia sentada con una parte de una serpiente enroscada sobre las piernas. Se encuentra en la colección romana del Museo Metropolitano de Arte, inv: 03.12.11a Data del siglo I o II d.C.

Una referencia notable al papel de Hygieia como diosa de la salud se encuentra en el juramento hipocrático. Este juramento es utilizado por los médicos para jurar ante varios dioses de la curación, uno de los cuales es Hygieia, que seguirían un código de normas éticas establecidas para la práctica.

->  Ejemplos de textos argumentativos cortos

Juro por Apolo Sanador, por Asclepio, por Hygieia, por Panacea, y por todos los dioses y diosas, haciéndolos mis testigos, que llevaré a cabo, según mi capacidad y juicio, este juramento y esta escritura[4].

El culto a Hygieia estaba estrechamente relacionado con el culto a Asclepio. Mientras que Asclepio se asociaba más directamente con la curación, ella se asociaba con la prevención de la enfermedad y la continuación de la buena salud. En el siglo II d.C., el famoso viajero Pausanias hizo un relato basado en lo que presenció en el estado de Grecia[5] En su texto enciclopédico Descripción de Grecia, escrito entre 160 y 174 d.C., Pausanias describió el encuentro con las estatuas de Asclepio e Hygieia, situadas en Tegea[6].

Dios de la curación

Imagen de una estatua de mármol que representa la parte inferior de la diosa Hygieia sentada con una parte de una serpiente enroscada sobre las piernas. Se encuentra en la colección romana del Museo Metropolitano de Arte, inv: 03.12.11a Data del siglo I o II d.C.

Una referencia notable al papel de Hygieia como diosa de la salud se encuentra en el juramento hipocrático. Este juramento es utilizado por los médicos para jurar ante varios dioses de la curación, uno de los cuales es Hygieia, que seguirían un código de normas éticas establecidas para la práctica.

->  Mi ex me ha dejado para siempre

Juro por Apolo Sanador, por Asclepio, por Hygieia, por Panacea, y por todos los dioses y diosas, haciéndolos mis testigos, que llevaré a cabo, según mi capacidad y juicio, este juramento y esta escritura[4].

El culto a Hygieia estaba estrechamente relacionado con el culto a Asclepio. Mientras que Asclepio se asociaba más directamente con la curación, ella se asociaba con la prevención de la enfermedad y la continuación de la buena salud. En el siglo II d.C., el famoso viajero Pausanias hizo un relato basado en lo que presenció en el estado de Grecia[5] En su texto enciclopédico Descripción de Grecia, escrito entre 160 y 174 d.C., Pausanias describió el encuentro con las estatuas de Asclepio e Hygieia, situadas en Tegea[6].

Información sobre el dios griego

En la mitología irlandesa, la diosa Airmed (también llamada Airmid) era una de las Tuatha Dé Danann. Junto con su padre Dian Cecht y su hermano Miach, curó a los heridos en la segunda batalla de Magh Tuiredh[1].

Después de que su celoso padre matara a su hermano Miach, Airmed lloró sobre la tumba de su hermano. Regadas por sus lágrimas, todas las hierbas curativas del mundo (365 en número – según el número de articulaciones y venas de Miach)[2] brotaron de la tierra sobre el cuerpo de Miach, y Airmed las recogió y organizó todas, extendiéndolas sobre su manto. Una vez más, su padre arremetió y dispersó las hierbas. Por eso, ningún humano vivo conoce todos los secretos de la herboristería. Sólo Airmed lo recuerda[1].

Dios griego de la salud
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad