Cardo con salsa de almendras

Cardo con salsa de almendras

Cómo hacer una alcachofa en el horno tostador~cocina

2 Corta la mozzarella en dados pequeños y escúrrelos en un colador durante unos minutos. Cortar los cardos en gajos de unos 10 o 15 centímetros de largo; hervirlos en agua con sal durante 7 u 8 minutos después de que el agua vuelva a hervir. Escurrirlos y secarlos con una toalla de papel; pasarlos por harina y freírlos, unos cuantos a la vez, en aceite de cacahuete hirviendo (deben quedar completamente sumergidos).

3 Retirarlas una vez doradas y colocarlas sobre papel absorbente. Distribuya la salsa de tomate en el fondo de la fuente de horno; coloque una capa de cardos, luego una capa de mozzarella; cubra con queso rallado y unas hojas de albahaca. Continúe hasta que utilice todos los ingredientes, y luego cubra con una generosa capa de queso Parmigiano. Hornee a 350°F durante 25-30 minutos. Retirar del horno y servir inmediatamente.

Ciao italia 2018-r1348 cardo cocido dos veces

Cardos: un cardo gigante cubierto de espinas. Etiquetado como especie plaga por Charles Darwin. Inutilizables sin un proceso de preparación muy laborioso. Entonces, ¿por qué molestarse y por dónde empezar? Siga leyendo para descubrirlo.

->  Buñuelos de harina y agua

El cardo es un cardo de la familia del girasol, la misma especie que la alcachofa, pero mientras que de la alcachofa solemos comer el capullo de la flor, los tallos del cardo suelen ser la parte comestible. Muchos comparan el aspecto del cardo con un gran manojo de apio con un tono plateado.

Los cardos requieren un largo proceso de preparación antes de utilizarlos en una receta. Sus espinas en forma de cardo pueden dificultar la preparación, y el uso de guantes o de una toalla puede proteger las manos de los dolorosos pinchazos.

En primer lugar, hay que limpiar las espinas y pelar los hilos plateados que recorren cada tallo. Este proceso es más fácil si los tallos están frescos, por lo que es mejor utilizarlos poco después de comprarlos, antes de que se vuelvan blandos. Una vez pelados, los tallos parecen más verdes que plateados. Al igual que las alcachofas, los cardos pueden oscurecerse al cortarlos, y ponerlos en un recipiente con agua acidulada con zumo de limón o vinagre puede ayudar. Por último, los cardos se suelen hervir hasta una hora, lo que los ablanda y reduce el amargor. Aquí tiene una guía de preparación más detallada.

Receta de «cuajada de cardo ecológica» de lola puig. km0 y lento

2 Cortar la mozzarella en dados pequeños y escurrirlos en un colador durante unos minutos. Cortar los cardos en gajos de unos 10 o 15 centímetros de longitud; hervirlos en agua con sal durante 7 u 8 minutos después de que el agua vuelva a hervir. Escurrirlos y secarlos con una toalla de papel; pasarlos por harina y freírlos, unos cuantos a la vez, en aceite de cacahuete hirviendo (deben quedar completamente sumergidos).

->  Postres con harina de almendra

3 Retirarlas una vez doradas y colocarlas sobre papel absorbente. Distribuya la salsa de tomate en el fondo de la fuente de horno; coloque una capa de cardos, luego una capa de mozzarella; cubra con queso rallado y unas hojas de albahaca. Continúe hasta que utilice todos los ingredientes, y luego cubra con una generosa capa de queso Parmigiano. Hornee a 350°F durante 25-30 minutos. Retirar del horno y servir inmediatamente.

Receta de tajine de ternera y cardo (kharchouf)

¡No son dibujos animados! Los cardos, una hortaliza que aparece en la comida festiva de Nochebuena en los hogares españoles. Conocido como cardo en español, el cardo y su pariente cercano, la alcachofa, son cardos. De la alcachofa se come el capullo; del cardo, los tallos altos. La primera vez que vi cardos fue en los bodegones de Juan Sánchez Cotán (principios del siglo XVII). Los cardos se cultivan en las regiones del norte de Aragón, La Rioja y Navarra, por lo que es allí donde esta verdura es más popular en Navidad. Pero la semana pasada, cuando vi los tallos majestuosos en una tienda de comestibles, no pude resistirme a probarlos.

->  Como se hace una tarta de chocolate

Al igual que las alcachofas, los cardos requieren bastante preparación: quitar las hojas espinosas y recortar los hilos fibrosos (como el apio). La próxima vez que quiera servir esta inusual guarnición, compraré los cardos en conserva, en tarros, limpios y cocidos, listos para salsear.Los cardos están deliciosos en salsa de almendras; en salsa bechamel con queso gratinado, con almejas, vino y perejil en «salsa verde».

Cardo con salsa de almendras
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad